SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Sin celos ante la llegada de un nuevo hermanito

Tipkids

Apoya a tu hijo con la llegada de un nuevo hermanito(a) a la familia.

Tipkids

Imagen

tipkids

Por Mónica Manrique

El nacimiento de un hermano es un suceso muy importante en la vida de un niño porque genera un cúmulo de sentimientos de todo tipo. La mayoría de los niños se alegran y lo celebran; sin embargo, también es normal que sientan celos.

Los celos, como el resto de las emociones, tienen una función adaptativa y por eso han llegado hasta nuestros días. Para sobrevivir, los niños necesitan la atención y cuidados de los adultos, por lo tanto, cuando ven que esta atención y cuidados peligran se activa el repertorio conductual de los celos para decirle a los padres: “¡Ey!, que estoy aquí”. Es una reacción lógica y normal.

Cuando los niños experimentan celos muestran una curiosa mezcla de conductas:

  • Se comportan como un bebé más pequeño para inspirar compasión, pero también les gusta comportarse como un niño más grande para demostrar que son mejores que el más pequeño.
  • Tratan a sus padres con una mezcla de cariño exagerado y hostilidad.
  • Tienen rabietas y accesos de ira.
  • Muestran un cariño exagerado hacia el hermanito incluso al borde de la agresión, como cuando lo abrazan tan fuerte que casi lo ahogan. A veces intentan golpearlo o con más frecuencia ridiculizarle (“es un llorón”, “se hace caca encima”).


Los niños, aunque sean muy pequeños, quieren colaborar en el cuidado de sus hermanitos, pero los adultos solemos frustrar estos intentos por considerarlo peligroso. A veces lo hacemos de manera poco conveniente, provocando que el niño mayor se sienta confundido y no llegue a comprender por qué no puede hacer cosas que los demás sí llevan a cabo.

Para evitar que el niño se sienta desplazado, se le puede invitar a colaborar en el cuidado del bebé en cosas sencillas, por ejemplo:

  • En lugar de decirle: “No te acerques a la cuna del bebé”, se le dice: “Al bebé no se le toca”.
  • Podemos solicitar su colaboración con frases del estilo: “Si oyes llorar a tu hermanito, avísame corriendo e iremos los dos a consolarlo”.

Los padres, abuelos y demás adultos deben abstenerse de decir al niño que tiene que querer mucho a su hermanito, pues eso lo hará de manera espontánea. Para el niño es una contradicción incomprensible que le pidan, por un lado, que quiera mucho a su hermanito, y por otro, que se mantenga al margen del bebé.

Los celos entre hermanos son totalmente normales, por lo que es absurdo y muchas veces contraproducente pretender negarlos, reprimirlos o erradicarlos. Tampoco debemos pronosticar que tendrá celos del bebé y relacionar cualquier problema con esta “profecía”.

 

Para saber más:

  • Ampudia, M. (2010). Con la mejor intención: Cuentos para comprender lo que sienten los niños. Barcelona: Herder Editorial.
  • González, C. (2006). Bésame mucho: Cómo criar a tus hijos con amor. Madrid: Planeta.

 

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Cada semana recibirás información actualizada con una selección de las mejores actividades y recomendaciones para niños. Disfruta de la ciudad de México y sus alrededorres en familia. Actividades infantiles, cine, teatro, espectáculos, museos, libros y cuentacuentos.

*Campos obligatorios

Escribe las letras del cuadro gris en el campo de abajo.

Al presionar "Enviar" estás aceptando el aviso de privacidad de Tipkids