SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Tip Bebé ¿Permites que tu hijo llore?

Tipkids

¿Qué haces cuando tus hijos lloran? Te decimos cómo manejar esta situación.

Tipkids

¿Permites que tu hijo l

tipkids

Por Rosa Barocio

¿Qué haces cuando lloran tus hijos? ¿Los castigas, regañas o cedes y les das aquello que quieren? En ocasiones, cuando platico con padres de familia me doy cuenta de que éste es un tema de gran interés. Algunos me comentan que no soportan escuchar llorar a sus hijos y me piden consejos para que dejen de hacerlo. Es en ese momento es cuando me pregunto: ¿qué nos pasa cuando lloran nuestros hijos?, ¿qué nos “remueve” interiormente?, ¿por qué queremos que se detengan cuanto antes?

Ahora bien, algo que también debemos de preguntarnos es ¿qué ocurre cuando un niño se da cuenta de que nos molesta su llanto? Algunos se aprovechan para conseguir lo que quieren y el llorar puede convertirse en un medio de manipulación: “si lloro en la tienda, mi madre me compra el juguete que quiero; si lloro, me retiran el castigo”.

Debemos recordar que el llanto es la manifestación de diversas emociones que bien pueden significar tristeza, alegría, frustración, ansiedad, dolor y enojo; incluso, podemos llorar hasta por cansancio.

 

El llanto nos produce un alivio maravilloso debido a que es el mecanismo natural que el cuerpo ejerce para liberar el estrés.

Imagínense que el llanto es para las personas, como lo es la válvula para una olla express. Todos hemos sentido la necesidad de llorar, llorar y llorar, y sentir que el mundo se nos viene abajo. Hasta que se acaban las lágrimas pues algo se limpió, algo se sanó. Todo niño tiene que aprender a consolarse a sí mismo cuando algo le molesta o le duele. Ésta es una señal de madurez. El niño pequeño, por ejemplo, es libre de expresar lo que siente, y el llanto es una forma natural de decirnos que está molesto. Todavía no tiene ideas sobre lo que es correcto e incorrecto, por eso llora con facilidad. De modo que está hambriento y llora, se siente cansado y llora, está enojado porque no le damos lo que quiere, y también llora. Así de sencillo.

Pero ¿qué sucede cuando nuestro hijo llora y le metemos el chupón o la mamila, y le damos el mensaje claro de que llorar no está permitido? Pues entonces, al tapar la “válvula de escape”, la presión va a salir por otro lado: quizá por un dolor de estómago o con alguna alergia.

La sociedad en la que vivimos se ha empeñado en querer eliminar el llanto de nuestras vidas, como si fuera algo vergonzoso. Y entonces, cuando nuestro hijo llora, decimos: “¿Por qué lloras, hijo? Esto no es para llorar”. Y empezamos a cumplir con nuestra tarea de convencerlo de que se calle, pues aparece el villano llamado “culpa”, que nos dice, “Si tu hijo llora significa que eres una mala madre o padre y estás fallando en tu tarea de evitar que tu hijo la pase mal”.

Así que en lugar de callar al niño cuando llora, hay que observar qué es lo que necesita, qué le pasa, porque el llanto sólo es el síntoma. Hay que detenernos un momento y observar detenidamente. Todo niño tiene que aprender a consolarse a sí mismo cuando algo le molesta o le duele. Ésta es una señal de madurez. Por eso no lo ayudamos si cada vez que llora corremos automáticamente a consolarlo. Hay que permitir que aprenda a resolver sus problemas.

Mas eso no quiere decir ignorarlo, sino poner atención para saber si realmente nos necesita o puede solo, si se está desahogando o si está queriendo llamar la atención. Ahora bien,  si el niño corre a buscarme, empatizo con su dolor y le digo, “Sí, hijo, veo que te raspaste. Te debe arder. Está bien que llores”. Si quieren que sus hijos crezcan sanos tienen que darles permiso de que lloren, tanto a las mujeres como a los hombres. Un varón tiene la misma necesidad de llorar, de desahogarse, de expresar aquello que lo estresa, como una niña. Si no lo reprimimos y le permitimos llorar, entonces no tendrá que desahogar su frustración a través de la violencia o los golpes.

Si a los varones se les permitiera llorar tendríamos una sociedad más sana.

Enseñemos a nuestros hijos a externar su tristeza y emociones; recordemos que en nuestras manos está el desarrollo de su inteligencia emocional, hay que estar atentos a las señales que los pequeños quieren darnos.

 

 

 

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Cada semana recibirás información actualizada con una selección de las mejores actividades y recomendaciones para niños. Disfruta de la ciudad de México y sus alrededorres en familia. Actividades infantiles, cine, teatro, espectáculos, museos, libros y cuentacuentos.

*Campos obligatorios

Escribe las letras del cuadro gris en el campo de abajo.

Al presionar "Enviar" estás aceptando el aviso de privacidad de Tipkids